im

5 de septiembre de 2012

Final de una Etapa.

 Final de una Etapa, bonito título para describir el final y el comienzo de un sueño.

Un sueño que comenzó a la edad de 11 años y que hoy día aún me queda un pasito para conseguirlo. 
Si si, señores este sueño no es otro que ser músico.

¿Músico?

Me decían desde muy pequeño que eso de ser músico era una pérdida de tiempo, porque el tiempo que pasaba tocando, era tiempo que perdía de estar con los amigos, de hacer la vida normal de un niño de 10 u 11 años, de disfrutar de la bicicleta,...

Lo que no sabía, ni sabe la gente, es que ese niño disfrutaba estudiando trombón, y quizá en ese tiempo no se le podía llamar ni estudiar, simplemente lo pasaba bien y disfrutaba aprendiendo solfeo, intentar sonar el trombón,...

Pero, ¿qué salidas tiene eso de ser músico?

Es una pregunta que han formulado mucho a mis padres, durante el periodo en el que yo estaba empezando en este mundo de la música. Digo que se las formulaban en años pasados, porque sin contestar verbalmente a nadie, poco a poco el tiempo se ha encargado de resolver estas dudas.

Fueron momentos difíciles, porque la situación económica en mi casa no era muy buena, pero gracias al tesón y al apoyo de mis padres, conseguiré lo que tanto ellos se merecen, y no es otra cosa que ver a su hijo con una carrera musical.

Vivo en un pueblo con mucha tradición musical, y la provincia de Jaén posee mucha tradición bandística, pero la concepción de músico profesional, hace 20 o 30 años era una concepción inalcanzable para la mayoría de los músicos del momento.
Me alegra saber que poco a poco los niños de mi banda de Pegalajar (mi pueblo), acceden al conservatorio profesional y que el Conservatorio Profesional de Música de Jaén, sea el centro del que más alumnos acceden al Grado Superior de Música, en Andalucía.

Poco a poco la gente ha ido entendiendo que el ser músico, es una profesión y que se puede vivir de ello.

Y vivir de ello es mi objetivo y mi gran sueño. estoy a un año de finalizar la Licenciatura en la especialidad de trombón bajo en Barcelona y será el final de un bonito, difícil, esperanzador,... comienzo.

Ha sido muchos años de sacrificio por parte de mis padres y mi familia, pero creo que el final merecerá la pena y se hará mi sueño realidad.

Muchas gracias a todos aquellos que me han apoyado y que en ningún momento han dudado de mis intenciones para con la música y de mis intenciones profesionales.


Gracias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario